El argán, un elixir capilar

Hace unos meses, allá por mayo, os presentábamos, a modo resumen, las ventajas del aceite de argán y sus múltiples usos. En el post de hoy, queremos centrarnos en su empleo para el cuidado del cabello. Realmente, lo podemos considerar un elixir capilar dados sus beneficios para nuestro cabello.

¿En cuantas ocasiones os habéis encontrado con que el pelo ha perdido su brillo, no hay forma de desenredarlo, está muy encrespado, o sencillamente que te vuelves loca para controlarlo? Por suerte, la naturaleza nos ha ”regalado” el aceite de argán.

Como os decíamos en el post del mes de mayo, el aceite de argán es un increíble ”hidratador” natural, pero no sólo eso, es que el aceite de argán va a proporcionar a tu pelo: brillo, luz, energía, puntas reparadas, fortalecido, dándote la sensación de haberle ”quitado años”. También si sufres de la dichosa caspa, te vendrá genial porque ayuda a eliminarla, incluso si sufres psoriasis.

Aceite de argán

 

 

 

 

 

 

 

Ahora bien, ¿cuál es la forma idónea de emplearlo?
Pues muy sencillo. Después de lavar y acondicionar tu cabello, como haces habitualmente, lo secas con una toalla y tras haber eliminado la mayor parte de la humedad, aplica unas gotitas de aceite de argán en la palma de tu mano y espárcelo sobre tu cabello.
Como medida de referencia para aplicar, imagina una moneda en la palma de tu mano, pero si tu cabello está muy dañado, aplica un poco más. Sin embargo, si eres de pelo graso, aplica un poco menos.
Una vez aplicado el aceite de argán, peina el cabello y desenreda los nudos que puedas tener. ¡Alucinarás con los resultados que vas a obtener!

¿A qué esperas para emplearlo?

AVISO IMPORTANTE: Esta web es una demo de tienda online. Si quieres una página web para tu negocio puedes contactar con nosotros. Descartar